30 de noviembre de 2008

Los patos también visten igual


Los primeros modelitos los compra tu madre, son aquellos que lleváis tu y tus hermanos de menos de 14 años. Saliís al parque y parecéis un equipo de fútbol, todos bien conjuntados. Pantalones amarillos, camisa amarilla, zapatillas amarillas... y sin calcetines. La tendencia la marca el hijo mayor, indignado porque a sus 14 años viste igual que sus hermanos pequeños.


Eso si, a partir de los 15 años, todo es diferente, el niño ya se siente mayor. Imagínate, le han dado las llaves de casa, va solo a comprar el pan y le dejan sentarse en el asiento del copiloto. Todo un hombrecito (o mujercita) vamos. Ese es el paso que le permite vestir ropa diferente. Una ropa, que con los años, llevará sus hermanos pequeños.

Él lo sabe, y se siente satisfecho. A partir de ese momento, las manchas de ketchup las buscará, los bolígrafos BIC caminarán, a sus anchas, por los puños de las camisas y esas rodilleras con forma ovalada formarán parte de todos sus tejanos. Con 15 años ya sabe que la venganza se sirve en plato frío.

Pero como vestirá el chaval, pues vestirá como su entorno. Si sus amigos llevan pantalones anchos que dejan entrever algo de calzoncillo, él los llevará. Si sus amigos llevan polo y cuello levantado, él lo llevará. En su grupo de amigos cualquiera de sus ropas las podría llevar cualquiera de sus miembros.

Somos seres gregarios y hacemos lo que nuestro entorno hace. Gracias a este comportamiento surgen las tendencias. La moda del pantalón campana o la moda de las hombreras, fueron modas que las empezó un amiguete tuyo, la continuasteis sus amigos y la siguieron las personas que os vieron lucir con tanta elegancia.

Tranquilos, las modas no se pierden. Tus hermanos las continúan, el pantalón campana siempre estará en el fondo de armario.

Así que por muy retrocool que seamos, por muy satánicos que nos sintamos o por muy flowerpowers que vivamos. Vestiremos igual que nuestro entorno. Sólo basta con volver atrás y ver las fotos de cuando éramos niños. Veremos la foto en el zoo con tu clase, la foto con el modelito amarillo en una playa de Costa Brava, la foto de esa fiesta de fin de curso en la que con 17 años llevabas el traje del ZARA... esas fotos en las que más de uno habrá dicho "Ale... y yo como podría vestir así".

Sí, eras un hortera... pero igual que tus amigos.

3 comentarios:

al dijo...

gregario, ria.

(Del lat. gregarĭus).

1. adj. Dicho de un animal: Que vive en rebaño o manada.

[…]

grey.

(Del lat. grex, gregis, rebaño).

1. f. Rebaño de ganado menor.

[…]

Tienes razón: somos unos gregarios. ;-)

Victor dijo...

anonadado me has dejado con el uso de la palabra gregario....

Víctor G. de Tena dijo...

Esto es un homenaje a la RAE por escribir ese magnífico libro llamado diccionario. Un best seller que nunca pasa de moda ;)