31 de marzo de 2009

Sábado de Hipermercado


Era un fin de semana. La nevera estaba vacía y por la tarde no daban ninguna película ochentera de interés. Así que tus padres deciden ir a dar un paseo (Eras pequeño y a esa edad un paseo significa ir en coche, no sabes muy bien porqué. Pero era así.) Después de soltar tu frases ¿A dónde vamos? ¿Cuánto queda?¿Hemos llegado?¡Quiero ir en el asiento de delante! llegáis a un Hipermercado, un nuevo prefijo entra en tu mente, Hiper.

Desde ese momento el prefijo "Super" quedaba ya antiguado y deseabas que llegará el lunes para decir "He pasado un día hiperchulo". Un hipermercado, para tí, era más que el colmado de la esquina... bueno, en realidad para tí, y para todo el mundo.

Montones de marcas, montones de productos, montones de juguetes están al alcance de tus ojos. Estás impresionado. De repente suena un "tintontin" seguido de tu nombre. Te sientes una estrella de rock moderno, han dicho tu nombre por megafonía. Crees que todo el mundo te mira y que a continuación comenzarás a firmar autógrafos. Si... te has perdido, pero como no has empezado a llorar es señal de que aún no lo sabes y sigues posando cual estrella mediática.

Entre tanto, tu madre te encuentra. Habían dos opciones. Una, que estuviera enfadada y te diera el denominado cachete. La otra, que te diera abrazos y besos. Fue lo segundo. Así que poseído por ese estado de estrella del rock temporal, te lanzas y dices "Quiero un regalo". Grande, has sabido interpretar que tu madre se sentía culpable y sabías que iba ceder.

Sabes las reglas. Refresco, chocolate o algo inferior a lo que vendrían a ser 3 euros de la época. Sin pensarlo, escoges ese refresco en promoción, ese refresco que descubriste en la televisión, ese refresco NUEVO, su anuncio tenía canción pegadiza y tus manos se dirigen instintivamente a la nevera oportuna. Ahí está. No era Coca Cola, no era Fanta, ni siquiera era Trinaranjus sin burbujas... era Cherry Coke.

La pruebas. No te gusta. Pero sale en la tele. Haces un esfuerzo. Te encanta. Tienes un pack de 12 para ti solo. Ahora verás la publicidad de otra manera. Piensas que todo el mundo tiene en casa Cherry Coke y que a todo el mundo le encanta.

Hasta que llega un día que dejan de fabricarla. Te quedas extrañado. ¿Cómo puede ser?¿Si a todo el mundo le encantaba? (definiendo mundo como "conjunto de amigos") Salía en la tele. La canción... La veías en todas partes. Tu cerebro había generado un alarma instintiva, a la que veía rojo y negro... Cherry Coke. Tu cabeza sólo veía ese refresco, porqué era tu favorito y destacaba sobre el resto en cualquier situación. Entonces te viene a la cabeza aquel yogur con cereales, que con un fácil click vertías los chocokrispies en el yogur. Ese yogur que por casualidades del destino te encantaba y que por las mismas casualidades del destino se vendió durante sólo un mes.

Sólo el Dtor. de Marketing de Coca Cola podía contestarte, pero estaba hiperliado.