24 de julio de 2009

Vacaciones de verano


Llegan las vacaciones y después de ojear durante meses, buscar durante semanas y decidir tres días antes... te vas a una ciudad europea. En tu vida has aprendido tanto de geografía como estos dos últimos días.

Has escogido ir una semana a "Wichingendermorning". No conoces nada del sitio pero te da bastante igual, ya que tu única variable era el precio.

Una vez comprado, decides buscar "Wichingendermorning" en Google y ver que se puede hacer allí. Es ahí cuando te enteras de que es un pueblo que se encuentra a 100 km de Berlín, que tiene como único sitio de interés su aeropuerto y lo único que puedes ver son aviones y taxis. Así que ya sabes que lo que te has ahorrado de vuelo te lo vas a gastar en taxi/tren/bus.

Pero lo has conseguido, tienes un vuelo y el billete taxi/tren/bus. Así que es momento de empezar a buscar un lugar dónde dormir. Lo podrías haber mirado antes, pero no lo habías pensado. Después de descartar el Ritz y de pasar del Marriott (lo único que quedaba cerca del centro de Berlín) encuentras un albergue a tomar por... a 34 euros la noche y en una habitación de 8 personas con cuatro literas.

Si. Has comprado el "Pack Labordeta" y dedicas todo el día a autoconvencerte y argumentar con "seguro que conoceré a gente", "me lo pasaré muy bien", "si no encuentro a nadie, por lo menos aprenderé inglés", "en el mapa sale muy lejos, pero una vez allí seguro que esta cerca"... Al cabo de tres días y a 5 horas de irte a "Wichingendermorning" preparas la maleta.

Empiezas con una maleta pequeña, y no te cabe nada. Crees que va a llover (no lo ha hecho en 2 meses según su web, pero por si acaso)... chubasquero. Y si hace frío (es verano pero siempre tienes esa duda)... 3 jerseys, 1 abrigo y 2 tejanos. Igual salimos de fiesta... 3 camisas y 2 pares zapatos. Y si vamos a la playa (te da igual de que estas a unos 500 km del mar)... bañador y toalla. Pero, y si vamos a la montaña (lo típico ir a Berlín para ver ardillas y arboles)... 1 chandal, unas zapatillas de deporte y 3 pares de calcetines sports. Y si tenemos que pintar (estás empezando a desvariar)... ropa "casitrapo".

Si. Has acabado con el armario de tu casa facturando en el aeropuerto y con la sensación de que te olvidas algo.

Una vez allí y después del "síndrome turista". Conocerás a un grupo de españoles muy majos, te encontrarás con la casera loca que cada cosa que hace se convierte en anécdota que contar, comerás bocadillos de pan de molde, y te gastarás el equivalente a un viaje a Punta Cana en un Resort de los de pulsera.

Eso si, sólo habrás utilizado dos camisetas y un pantalón corto.