21 de junio de 2010

Reunión de vecinos

Todo empieza cuando te encuentras con un papel con cuatro celos en el espejo del ascensor, con la típica ausencia de una letra y el cambio de hora corregido con Tipp-ex "El próximo día 15 de diciembre a las 21:45h se convoca, a toda la comunidad, a la reunión etraordinaria para hablar del presupuesto anual. El Presidente".

Mencionado papel, por norma general, lo escribe el hijo pequeño del Presidente. El chaval, por orden expresa, escribe lo que le dicta su padre o madre. Como esta en edad creativa el joven se lanza con la tipografía Comic Sans y se arriesga añadiendo la imagen aleatoria que encuentra en el procesador de texto.

Así es, el Presidente, aquel tipo que te encuentras de vez en cuando en el ascensor y que no logras sacarle un Buenas Noches te acaba de convocar a una reunión de vecinos. Tu intención era no ir pero "presupuesto anual" conlleva decisión monetaria y no puedes dejar que el soltero con síndrome de Diógenes del 5º1ª decida sin tu consentimiento.

Como si de un cuento de los hermanos Grimm se tratará aparecen vecinos que no has visto en tu vida, hay gente que incluso vienen en viaje organizado desde el extranjero para asistir al acto "typical spanish". En este tipo de reunión es cuando realmente te das cuenta porqué tienes que cerrar la puerta con llave cuando sales de casa.

El Presidente, acompañado de su esposa cuál embajador, suele llegar el primero, saluda a todos lo vecinos y sahora si... te da las Buenas Noches. Finalizado el protocolo, se coloca las gafas de cerca y procede a leer, como si un líder político se tratará, la orden del día. Vecinos, vecinas, amigos, amigas (guiña el ojo) estamos aquí reunidos para hablar del presupuesto anual... es en ese momento, cuando empiezan a dibujarse las tipologías de vecinos.

El Presidente de la escalera

Suele ser un hombre venido a más, le encanta su puesto y esta dispuesto a repetir las veces que sean necesarias. Actúa como moderador y chamán comunitario. Mantiene las formas y asume las quejas. Vive la reunión con mucho estrés y se siente responsable de todo.


El opositor

Es un iluminado por la virgen. Se le llama opositor pero su intención real no es ser presidente, simplemente le encanta la polémica, disfruta de la conversación bucle y si la mayoría está a favor de una decisión su respuesta es siempre contraria. Suele alargar las reuniones, para él son un entretenimiento y le sirven para olvidar su realidad de single que convive con un animal de compañía ya sea pez de colores, mini-tortuga, perro vagabundo o gato arisco.


Los escondidos

Toda la comunidad sabe que son ellos los que gimen como animales en las noches de verano... y en las de invierno. Si existiera una titulación ellos tendrían la de Licenciados en grito sexual y ruidos muertos. Su papel en la reunión es la de recibir indirectas tales como: deberíamos reforzar las paredes, hay que vigilar los decibelios por nuestra salud... ellos evitan cualquier tipo de enfrentamiento y como es obvio, cuando llegan a casa se quitan las tensiones acumuladas.


La preocupada

Es la madre de familia con hijos en edad adolescente. Los enfados, los portazos, los gritos con la puerta abierta... Se acerca a los vecinos de su entorno (arriba, abajo, derecha e izquierda) con voz tierna y calmada para preguntar si se les escucha mucho e intenta de esta manera cercenar la rumorología. Generalmente, suele recibir un "No, tranquila que no se oye nada" seguido de una sonrisa.


El correveydile

Es el cotilla del edificio, no hay rumor que se le escape. Hay gente que vive en el comedor, otros en la cocina... él vive en la mirilla de su puerta. Es un observador de la escena, un cazarostros, una mente abierta a la noticia y un fanático del semanal "Radiopatio".


El siatodo

Sabe la duración de las reuniones, conoce los momentos bucles y le aburre soberanamente el discustir por discutir. Su arma es un sí,sí oportuno, para que la conversación tenga un ritmo positivo y así acabar antes con la obligación. Se pregunta que relevancia tiene pintar la pared beige natural u ocre.


La antigua

Una mujer de edad tortuga y de pensamiento retrogada. Suele ser la que visita periódicamente al Presidente para contarle sus penas y desvaríos. Propone que vuelva el portero de la escalera, riega las plantas y ayuda al cartero cuando éste viene a dejar la correspondencia.


El visionario

Es aquel que pide por pedir. Que sueña con un edificio con piscina y gimnasio, con fachada pintada y fuente en la entrada. Sueña con que su piso sea portada de una revista de interiorismo y apuesta por el derroche en bombillas y rodapiés de mármol.

Existen más tipologías, pero el vecino del 5º1ª se dejó la llave del gas abierta y hemos tenido que evacuar el edificio.

1 comentario:

comunidades de propietarios dijo...

Un seguro para comunidades de propietarios tiene un coste elevado, es una falsa leyenda urbana. Si además, la comunidad de vecinos se deja asesorar por un experto que analice cuál es el más recomendable para ella, comparando entre todos los que hay en el mercado, los vecinos sí que estarán ahorrando.